Pico Borón


Esta vez le toca al pico Borón, una modesta cumbre de la sierra de Guara, que aunque no tiene mucha altura ofrece al montañero un recorrido de gran belleza.

La ruta comienza bien señalizada, en el aparcamiento que hay frente a la presa de Vadiello y bajo los imponentes mallos de Ligüerri. Rápidamente asciende la senda y casi sin darnos cuenta ya estamos frente a la arrogante verticalidad del puro, desde aquí se contemplan las azules aguas del pantano de Vadiello atrapadas en un imponente circo vertical. Ahora la senda se adentra en un espeso bosque y trepa con decisión hacia el mallo de San Jorge, en algún momento parecemos Tarzanes avanzando de rama en rama. Al salir del bosque el camino descansa y planea sobre abismos que estremecen, van quedando a nuestros pies los mallos altivos que parecen emerger del fondo del pantano, más atrás quedan las llanuras de la Olla que tapizadas de verde piden a gritos la primavera y se pierden entre la bruma allá por los Monegros. Frente a nosotros , imponentes y relucientes en su blancura los Pirineos se depliegan magnficos hasta donde permite el Tozal de Guara. Un breve descenso y atacamos la cima del Borón que se resiste a ser conquistado y pone plomo en nuestras piernas, pero cuando llegamos a la cima la sastisfacción es general, con buen sol y poco viento podemos relajarnos y contemplar con calma el maravilloso paisaje. Hoy hemos disfrutado de un gran día de montaña, de esos que hacen afición.

Deja un comentario