Barranco Lugar y Garganta de Escuaín


La sección de barranquismo del club Litera de Binéfar, viajó  el pasado sábado hasta el pueblo de Escuaín, que escondido entre la selva que baja de Castillo Mayor  se desmorona semiabandonado. Las decenas de gatos que habitan el pueblo salen a recibir  a los barranquistas de Binéfar que cruzan su única calle y se dirigen hacia el barranco Lugar, una profunda y reseca cicatriz que solo guarda pequeñas pozas de agua descompuesta. Tres rápeles, uno de más de treinta metros y  algunos destrepes nos conducen  a través del bosque policromado hasta el rio Yaga, en el límite del Parque Nacional de Ordesa. Aquí el agua corre con alegría formando cascadas y badinas y recoge el reflejo de los arboles vestido de colores otoñales, cuando algún rayo de sol se cuela entre las nubes el lugar se convierte en pura poesía. Desafiando a las frías aguas el grupo de la Litera,  continúa descendiendo bajo los inmensos farallones del circo de Angonés y pronto un nueva obstáculo obliga a sacar las cuerdas,  aunque los más atrevidos prefieren saltar sobre la oscura poza. Las dificultades se van sucediendo en un ambiente acúatico haciendo las delicias de los barranquistas, para finalizar con un rapel de 15 metros junto a una hermosa cascada, este impone más respeto y hay menos valientes que se atrevan a saltarlo. La garganta se abre para dejarnos en la senda que viene de Revilla y se interna decidida en el bosque para llevarnos nuevamente a Escuaín.



Deja un comentario