Monasterio San Juan de la Peña – Ermita De San Salvador – Cuculo – Santa Cruz de Serós


Pues nos juntamos 40 senderistas en el autobús a las 7:30 h rumbo a San Juan de la Peña, el día parecía radiante pero ya desde Monrepós observamos las primeras nubes. Pero que son cuatro nubes para los clubliteros!!!!

Total que al bajar del autobús ya notamos que hace más fresquito del que esperábamos, es que  dentro se estaba muy bien!!!

Comenzamos a andar desde el monasterio viejo de San Juan de la Peña y a los 15 minutos ya estábamos en la pradera de San Indalecio junto al Monasterio Nuevo, primer problema, el grupo se escampa y cual perro pastor debemos salir tras varios componentes para agruparnos todos y reemprender la marcha, primero por la pista asfaltada durante un kilómetro y luego por camino al borde de la pared Sur de las Peñas de San Salvador, esta primera parte el camino discurre junto a una línea de tensión que va a parar hasta unas antenas a mitad camino de la ermita de San Salvador, pero la belleza de las vistas hacen que la ignoremos. Durante esta primera media hora las nubes se han instalado encima nuestro y comienza a ¡!nevar!!, al principio hace gracia pero al cabo de un rato cae como pequeño pedrisco que el viento nos golpea en la cara. Dudamos en seguir y sufrimos las primeras bajas, Kike de un año y su madre se dan la vuelta, pero los demás seguimos. Y acertamos. Ahora nieva, ahora para, apenas se ve la ermita porque esta envuelta en una nube, pero al fondo se ve algo de sol y parece que cuando se vaya la nube la meteo mejorará. Llegamos a la ermita de San salvador con la nube instalada en la cima pero tras reagruparnos todos, aparece el sol y algo de viento. Continuamos ahora hacía el pico Cuculo primero bajada y luego subida para llegar a la cima, las vistas inmejorables, hay quien dice que vio el mar (alguno aún lo busca), pero aún con sol el día es frío y decidimos bajar al collado y buscar un sitio resguardado del viento para comer.

Tras la comida toca bajar a Santa Cruz de Serós, a partir de ahora ya solo toca bajar. Nos metemos dentro del barranco de Carboneras, donde el bosque de hayas e inmensos abetos nos deja la boca abierta, lástima que sea tan corto, debería ser monumento!!!  Tras salir a la carretera nos queda andar unos 3 km hasta llegar al autobús. Al final todos contentos a echar el café al bar.

Deja un comentario