Ferrata del Sorrosal, Broto


Once participantes acudieron a la convocatoria del Club Litera para realizar la vía ferrata del Sorrosal, en Broto, el pasado domingo 5 de Agosto. Tras reunirse todos en Binéfar sobre las 9 de la mañana, organizaron los materiales y los vehículos partiendo hacia Broto en lo que prometía ser un buen día. Una vez llegados sin novedad a su destino, se pertrecharon con todo el material necesario y llenos de ilusión, bajo un sol que cada vez calentaba más, se dirigieron hacia la cascada del Sorrosal en cuya base se halla el inicio de la vía. Entre los participantes había muchos para los cuales era su primera ferrata, así que el coordinador de la actividad tuvo que esforzarse en explicarles el material que iban a utilizar, cómo usarlo, y la mecánica de progresión. Además organizó a la gente para intercalar a los “novatos” entre los otros participantes más experimentados. Una vez listos, comenzó la ascensión, primero por una ladera muy bien equipada salpicada de masas de hierba, barro y tramos húmedos y resbaladizos. Este primer tramo finaliza en una larga escalera metálica que los dejó en la boca de la cueva que te introduce en el barranco del Sorrosal. Esta cueva es artificial y se usa para conducir agua de riego, así que hubo que pasar con mucho cuidado para no mojarse los pies. A continuación se progresa por el interior del barranco, pudiendo disfrutar de la sombra, el fresco y el agua. Cuando se llega a la cascada hay un pequeño llano donde descansar antes de seguir ascendiendo por la vía. Este último tramo es más clásico y permite ver desde el otro lado el primer tramo y fantásticas vistas en alto del bonito pueblo de Broto. Todo fueron felicitaciones entre los ferrateros al finalizar, sobre todo para los que habían realizado su primera vía. Antes de regresar compartieron mesa junto al río Ara, completando así un fantástico día de deporte, naturaleza, aire libre y amistad.

Deja un comentario