Garganta del Irués, Badaín


Para la salida de barranquismo de este fin de semana se escogió la garganta del Irués, un barranco realmente precioso, con una vegetación exuberante (hayas espectaculares, enormes quejigos, avellanos, etc.) y unas aguas de color verde esmeralda frías como el hielo. Ideal para mitigar los calores de agosto.

Después de una hora y cuarto de aproximación desde el pueblo de Badaín los participantes llegaron a la cabecera del barranco, la cual estaba seca puesto que el chorro de Fornos, un agujero del cual sale el agua procedente del macizo del Cotiella, no manaba. A pesar de eso enseguida llegaron al agua, ya que a a la mitad del descenso del barranco éste recibe el aporte de varias cascadas por su margen izquierda: son las llamadas Fuentes de Fornos, de aguas abundantes y muy frías. A partir de ese punto se suceden grandes y profundas badinas que obligaron a nadar a los barranquistas por sus heladas aguas hasta el finalizar el descenso.

Los siete barranquistas que se desplazaron pasaron un día la mar de agradable, disfrutando del paisaje y de las aguas de este bellísimo paraje del pirineo aragonés. Podéis apreciarlo vosotros mismos en las fotos.

Deja un comentario