Pico Baziás (2.760 m.)


Aprovechando las buenas previsiones meteorológicas tras una larga semana de mal tiempo, la sección de montañismo decidió, tras una llamada al refugio Casa de Piedra de Panticosa para preguntar por el estado de los picos de la zona, acometer el ascenso del Baziás. Se trata de una ascensión clásica en la zona y muy frecuentada por esquiadores de montaña, ofreciendo bellos paisajes durante el asenso y una vistas magníficas en su cima, con el Vignemale a un lado y los tresmiles de Panticosa (Algás, Argualas, Garmo negro, Aguja, Arnales, Infiernos) al otro. Este pico se propuso como preparación para el ascenso al Aneto y como práctica para aquellos socios que realizaron el Curso de Alpinismo de Nivel II. Madrugaron para poder pisar nieve dura durante el ascenso, antes de que el calor del día la ablandase, dificultando la progresión. La ruta es pendiente y tiene pocos descansos, pero las vistas compensan y el día acompañaba. La cima fue disfrutada durante largo rato, sin viento y temperatura agradable. Durante el descenso, la nieve blanda atormentaba a los montañeros con constantes resbalones o súbitos hundimientos que exigían un esfuerzo adicional, pero estaba dentro de lo previsto debido a las fechas en las que nos encontramos. El agua del deshielo producía grandes cascadas y largos y profundos cortes en la nieve en las torrenteras. Ya es primavera, coincidieron todos.

Deja un comentario