Alins del Monte y Cueva del Moro


Son las 9:30 de la mañana, se ve aparecer la marea verde, color de las camisetas que identifican a los practicantes del senderismo infantil del Club Litera Montaña. En esta ocasión nos dirigimos a la litera alta, el lugar elegido es Alins del Monte.

Todos los participantes de la actividad, que en esta ocasión eras tres decenas, se agruparon en Alins del Monte a donde llegaron en coches particulares que dejaron aparcados a la entrada del lugar. Una vez preparadas las mochilas y puesta la crema del sol se inició la marcha. En esta ocasión un vecino del pueblo nos acompañó y nos comentó cosas muy interesantes del recorrido.

La actividad prometía ya que las coordinadoras de la sección aplicaron un nuevo valor a la excursión aprovechando que el sendero está recién señalizado, consistente en que fueran los niños los que tomaran la dirección adecuada siempre bajo la supervisión de los adultos. El trabajo encomendado a los peques era que tenían que estar atentos a todas la señales que indicaban el camino a seguir, y poco a poco y tras algunas buenos repechos los peques alcanzaron la cueva del Moro, punto final del sendero.

Bonita excursión y muy interesante: dejamos a los lados del camino oliveras centenarias de belleza destacable, pasamos por unos corrales abandonados, caminamos por un bonito bosque que llamaba la atención por la alineación de los pinos y disfrutamos de unas formaciones rocosas muy llamativas en que los peques, con las debidas precauciones, aprovecharon para poner en practica sus conocimientos de escalada, adquiridos en la Escuela Infantil de Escalada.  Para finalizar hablaremos de la Cueva del Moro. Esta cueva está cerrada con una verja ya que en ella se han encontraron objetos de épocas pasadas. En este lugar aprovechamos para escuchar las explicaciones de nuestro acompañante local y tras ellas los senderistas tomaron el camino de vuelta a Alins del Monte. Aún nos faltaba visitar el mirador que nos sirvió para contemplar la belleza del paisaje.

Los peques emprendieron el regreso corriendo por las calles con tal algarabía que una vecina de la localidad salió a nuestro encuentro, avisada de que un grupo del Club Litera visitaría el pueblo. Amablemente nos dejo la llave de la iglesia para poder visitarla, sorprendiéndonos gratamente por la atención inesperada. Con las fotos de rigor para el recuerdo de dicho lugar devolvimos la grandiosa llave.

Los chicos, curiosos como corresponde a esta edad, tuvieron la posibilidad de visitar también la casa de la señora que nos abrió el bar, y con asombro admiraron la casa tan grande, espaciosa y con tantas cosas antiguas. Otra experiencia diferente para nuestros peques, una jornada variada y divertida.

La siguiente parada era el bar de la localidad, donde quedaba el ultimo acto programado consistente en un aperitivo de hermandad en el que se valoró la excursión y se hicieron planes para la siguiente, que será en Graus y finalizara con un baño en el pantano, actividad que marcará el fin de la temporada de la sección de Senderismo Infantil hasta que se retome en septiembre.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario