Curso de Alpinismo Nivel I


Un año más el Club Litera de Montaña de Binéfar, ha realizado un curso de iniciación a la montaña invernal. Once cursillistas participaron durante el fin de semana, en las actividades que de viernes a domingo fueron aleccionando a los participantes, en el conocimiento de la montaña invernal y en cómo disfrutarla con la mayor seguridad.

En la tarde del viernes tras los saludos y presentaciones, se realizó una clase teórica en la que se analizó la forma correcta de vestirse para combatir el frío invernal, ( teoría de las tres capas) y se revisaron las novedades que nos ofrecen las marcas punteras en prendas de montaña. A continuación se pasó revista a las herramientas necesarias para salir a las montañas nevadas, (crampones, piolet, cuerda, etc…) para continuar con una proyección sobre aludes, (cómo se producen y cómo prevenirlos) y concluir con un taller de nudos.

El sábado tras el inevitable madrugón los montañeros del club Litera de Binéfar marcharon hacia las pistas del Ampriú en Cerler, donde practicaron la forma de utilizar el piolet y los crampones al ascender y descender por laderas de nieve, y la forma de autodetenerse en caso de caída. Aprendieron a asegurar a un compañero mediante el piolet bota, formando una seta de nieve, la técnica de U, y colocando el piolet horizontal. A continuación se realizaron unas prácticas de búsqueda con A.R.V.A. (aparato de búsqueda de víctimas de avalanchas). Por la tarde tras reponer fuerzas, los cursillistas se trasladaron hasta la Escuela de Alta Montaña de Benasque donde aprendieron los nudos más utilizados en alpinismo, a montar reuniones seguras y a rescatar a un compañero de una grieta, montando un polipasto.

La noche del sábado había dejado una ligera capa de nieve sobre Benasque, pero el domingo amaneció con el cielo totalmente despejado y los participantes del curso subieron nuevamente al Ampriú para ascender al Pico de Cibollés, de 2749 mts. Con el sol calentando las cumbres, los montañeros del club litera calzaron sus crampones y empuñaron sus piolets para lanzarse hacia la cima. La nieve endurecida por el frío nocturno crujía bajo las botas de los cursillistas, que notaban como sus crampones se aferraban a la costra helada de las rampas, que en algunos momentos superaban los 35 grados de inclinación. Alcanzado el collado que separa el pico Cibollés del pico Gallinero, el grupo recibe el premio al duro ascenso. Una fina arista les conduce sobre el abismo hacia su meta, a su izquierda la vista es impresionante, los principales macizos del Pirineo Central ofrecen una imagen soberbia. A su derecha el Turbón, desnudo de nieve marca el declive de la cordillera hacia los valles del Somontano y Cinca Medio. Alcanzada la cima, un breve descanso para reponer fuerzas y disfrutar del paisaje , porque nubes amenazantes comienzan a acumularse por el sur. El descenso directo y rápido devuelve a los montañeros al aparcamiento del Ampriú, donde se despojan de los equipos y parten hacia Benasque para comer todos juntos. Es el momento de las valoraciones, y los cursillistas coinciden en lo satisfechos que han quedado por los conocimientos adquiridos. Por su parte los monitores se sienten muy agradecidos por la buena disposición de los participantes y por su gran simpatía que ha contribuido al buen desarrollo de este curso.

Deja un comentario