Barrancos Bergazo y Forcos


La sección de Barranquismo realizó el domingo 12 de abril su primera actividad de este año en un barranco acuático. Y no fue sólo uno, sino dos. Desde Binéfar, los barranqueros se desplazaron hasta el pueblo de Bergua, en el Sobrepuerto, lugar desde el cual iniciarían la aproximación a pie. En primer lugar se dirigieron al barranco Bergazo tomando desde Bergua la senda en dirección a Escartín. Tras una buena subida a través de un bonito bosque de robles todavía desnudos, hay que estar atento para salirse de la senda antes de llegar a Escartín y así meterse en el cauce. En realidad es un atajo para ir directamente al cuarto rápel, ya que el barranco hasta ahí no tiene un gran interés deportivo. Con los neoprenos puestos y todo el material listo comenzaron el descenso. Un ligero caudal de agua los acompañó durante las tres horas de descenso y la decena de rápeles que lo jalonan. El Bergazo es un afluente del Forcos (cuyo nombre correcto es Barranco d’a Glera) y sus descensos se pueden combinar. Al término del Bergazo se halla un sendero que nos puede devolver a Bergua o llevarnos al inicio del descenso del Forcos. Ni que decir tiene qué dirección tomaron. En unos 20 minutos caminando llegaron a la cascada de 10 metros que marca el inicio del descenso. Aquí es salto es obligatorio, una instalación en no muy buen estado y un rebufo bajo la cascada desaconsejan el rápel. Uno a uno saltaron a las claras aguas del barranco, más caudaloso que es anterior. A partir de ahí, una hora y media de pasillos, saltos y rincones de gran belleza. Cuando llegaron de nuevo al encuentro con la desembocadura del Bergazo, abandonaron el cauce y regresaron a Bergua, finalizando la gran jornada en Fiscal celebrando la gran jornada barranquista.

Deja un comentario