Sendero GR-23 de La Litera


EL PLACER DE REALIZAR UN GR EN UNA JORNADA

Para los que no conozcáis el GR-23 os diremos que es un sendero de Gran Recorrido de la comunidad Aragonesa que une la balsa Frechina – a 4 km de Fonz- y la Plaza Mayor de Albelda, con una distancia de 47 km.

Este sendero nos ha hecho recorrer y disfrutar de varios pueblos que componen la Comarca de la Litera Alta y de sus singulares y variados paisajes. Pequeños pueblos que lentamente van perdiendo población a lo cual se debería poner remedio ya que al final todos sabemos su destino.

Para llegar a la balsa Frechina desde la población de Fonz perteneciente a la comarca del Bajo Cinca se debe realizar el recorrido caminado por el sendero GR-18 ya que no es transitable para vehículos debido a su estado. La desilusión fue no poder ver dicha Balsa y Fuente creemos que se ha llegado a secar y la vegetación la ha llegado a ocultar. Desde el inicio del GR-23 se puede llegar a la Sierra de la Carrodilla conocida por el pico Buñero, pero no es nuestro objetivo.

Partiendo del inicio del GR-23 por pista nos hará llegar a la pequeña población de Alins del Monte donde podremos ver restos de su castillo como la iglesia románica de San Juan Bautista del siglo XII. Siguiendo el recorrido con dirección al Este por pista poblada de abundantes pinos llegamos a la población de Calasanz situada a 736 m de altitud, en la cual existe ruinas de su antiguo castillo árabe, la ermita románica de San Bartolomé y el Pou de Chelo entre lo más destacable. Abandonamos la población para descender por sendero hacia el pueblo de Peralta de la Sal pasando por la ermita de la Ganza y cerca de los restos de la playa fósil próximos a dicha población.

Población en la cual nació San José de Calasanz fundador de las Escuelas Pías y gran educador.

También es muy popularmente conocida por la antigua fabricación de sal.

Siguiendo nuestro recorrido por campos de olivos y almendros pasamos junto al conocido castillo de la Mora antiguo torreón defensivo desde el cual se puede disfrutar de una gran visión de la comarca. Continuamos dirección a Baells pudiendo disfrutar de las llanuras cultivadas de cereales.

Baells población en la cual destaca el palacio de los Desvalls, la iglesia de estilo barroco, la ermita de San Toribio y la vista de la ermita de San Quilez perteneciente a la población de Estopiñan del Castillo. Atravesando la N-230 por un paso subterráneo y un sendero muy mal mantenido llegamos a la población de Nachá la cual alberga la iglesia románica de San Nicolás. Siguiendo dirección a Camporrels perdemos la senda y continuamos por carretera la cual igualmente llega a la pista que conduce a la ermita de los Mártires. Creemos que dicha senda está muy poco transitada lo cual hace que la vegetación la vaya ocultando. Ya en la pista que conduce a la ermita podemos disfrutar de la vista de la población de Camporrels, la sierra del Montsec y del pirineo.

Abandonando la pista de los Mártires nos dirigimos hacia Baldellou la cual divisamos a los pocos kilómetros con su embalse el cual le da una nota de color a la zona.

Baldellou población medieval en la que destaca la Torre de Pubil y la Iglesia románica de la Asunción.

Abandonamos Baldellou por el denominado Camino de Alfarrás el cual nos conduce al lugar denominado la Paleta de Ribera el cual nos ofrece unas espectaculares vistas del valle que se ubica Baldellou. Desde este punto tras senderos y pistas se llega a divisar la planicie de la comarca de Lérida y el cerro de Montpedro (730 m) en el cual está ubicada la ermita de San Salvador. Antes de iniciar el descenso hacia Castillonroy por un corto desfiladero denominado la Reguera de Perdigot podemos disfrutar de la presencia de un gran rebaño de cabras y pequeños cabritos poco habituales en la época que vivimos de grandes explotaciones ganaderas estabuladas.

Tras descender dicho desfiladero se desemboca en una pista poco agradecida la cual nos hace alcanzar la población de Castillonroy rodeada de olivares, almendros y cereales.

Abandonamos Castillonroy atravesando la peligrosa carretera N-230 con el objetivo ya de conseguir nuestra meta, acompañados de una pequeña nube negra la cual nos amenaza con lluvia pero que al final nos llega a respetar. Esta zona ya cambia completamente su paisaje convirtiéndose en zona poco cultivable debido a su alto contenido de yesos sus tierras. La zona está salpicada de diversas Voltas, antiguas construcciones con piedras de yeso las cuales tienen bóveda de cañón que utilizaban antiguamente los labradores como cabañas. Descendemos por el barranco de San Sebastián dejando atrás una gran zona de Chesas, popularmente conocida las tierras que están compuestas de piedras de yeso. Ya podemos divisar las primeras casas de la esperada población de Albelda es el momento en el cual se pasan todos los dolores y nos invade una gran alegría de poder haber conseguido uno de nuestros muchos retos.

Por las tierras de Albelda atraviesa el Canal de Aragón y Cataluña el cual da una gran riqueza a la zona al convertir sus tierras de secano a regadío. El conjunto arquitectónico religioso está formado por la colegiata gótica de San Vicente, la ermita barroca de San Roque y el santuario de San Sebastián, también cabe destacar el conjunto de aljibes, silos y yacimientos iberos y romanos que se encuentran en la zona.

Deja un comentario