Barranco Cueva Cabrito


El domingo 8 de noviembre seis barranquistas huyeron de la niebla que cubría la Litera para encontrar el sol en la cercana Sierra de Guara, concretamente en el barranco de Cueva Cabrito. Dejando sus vehículos en un apartadero del km. 8 de la carretera de Bierge a Rodellar, bajo la sombra de una imponente carrasca, dirigieron sus pies al barranco. Su cauce está excavado en conglomerado, una roca impermeable, lo que hace que siembre mantenga pozas y un pequeño hilo de agua. No fue problema el mojarse con lo caluroso que fue el día para las fechas en las que nos encontramos. Inicialmente abierto, el barranco va encajándose y hundiéndose en la roca, habiendo lugares en los cuales es muy difícil pasar por lo estrechos que son. En muchos puntos la técnica de oposición es la que permite superar los obstáculos o avanzar. Hay dos tramos de oscuros realmente espectaculares. Al término del descenso se alcanza el río principal, el Balcés. Desde ahí remontaron el río sin dificultad unos minutos hasta encontrar una salida a mano izquierda, indicada con un montoncito de piedras que los llevó al punto de inicio. Los abundantes madroños que encontraron durante el regreso hicieron las delicias de los barranquistas, poniendo así un bonito cierre al descenso de uno de los barrancos imprescindibles de Guara.

VIDEO


 

FOTOS

Deja un comentario