Escalada en Alquézar


Período navideño. Días de trasnochar, de fiesta y de comer de más. Hace frío, y en La Litera, envueltos en la niebla, más todavía. Hacer cualquier cosa nos da una pereza tremenda. Pero si a los escaladores del Club Litera les dices que se vengan a Alquézar, a tocar la piedra y a tomar el sol, la pereza se desvanece como la niebla bajo un cierzo sin piedad. Así fue que una veintena de escaladores del Club Litera acudieron a las soleadas paredes de este rincón del Somontano para escalar, y de paso, ver el sol, sentir la fría roca bajo sus dedos a primera hora y notarla templada bajo el sol del mediodía, a pasear la vista por magníficos paisajes y un entorno monumental a la tibia luz del solsticio de Invierno. Fueron a pasar un buen rato con sus amigos. A aprender y a enseñar. A tener, al fin y al cabo, una buena jornada de escalada. Qué pena que en esta época los días sean tan cortos, porque al atardecer hay que regresar a casa, al llano, a la niebla y el frío. Eso si que da pereza de verdad. Con lo bien que se está abrazado a la roca, bajo el calor del sol, como las lagartijas.

Deja un comentario