Curso de Alpinismo de Nivel I de 2017


Fiel a su vocación de  enseñanza y servicio, el club Litera de Binéfar ha realizado un nuevo curso de alpinismo, destinado a quienes quieren iniciarse en la práctica del montañismo invernal. El principal objetivo del curso ha sido la seguridad, para ello durante todo el fin de semana los cursillistas han ido conociendo, los riesgos y dificultades de la montaña invernal.

Sin duda, el primer factor de riesgo de la montaña en invierno es el frío. Por ello las primeras enseñanzas fueron relativas a la ropa con la que debemos realizar la actividad, para evitar que el sudor y las bajas temperaturas nos hagan pasar un mal rato. A continuación las herramientas que nos ayudan a progresar y asegurarnos en las superficies nevadas o heladas, para acabar con una bien documentada charla sobre nieve y aludes.

El sábado cursillistas y monitores nos juntamos en Benasque, y marchamos hacia las pistas de Cerler, donde comenzamos las practicas sobre la nieve. El valle de Benasque lucía espléndido tras las últimas y copiosas nevadas y no hacía falta alejarse mucho para encontrar un buen sitio donde realizar los ejercicios. Una pequeña colina junto a las pistas, fue el banco de pruebas ideal para intentar la autodetención, cayéndonos por la ladera de todas las posturas. Posiciones de seguridad, como utilizar el piolet, asegurar a un compañero, improvisar un rappel desde una seta de nieve, nos tuvo ocupados toda la mañana. Por la tarde bajamos a la escuela de montaña, para realizar un taller de nudos y prácticas de ARVA buscando a una víctima de un alud. Después de una ducha reponedora, nos reunimos bajo las telas de araña del “Rabasón“, las risas , las bromas y el vino dulce forman una peculiar cordada de amistad entre estos montañeros, algunos venidos de provincias muy alejadas.

El domingo subimos al Ampriu, con la intención de ascender al pico de Cerler y practicar lo aprendido los días anteriores. Comenzamos a ascender por pista, pero pronto nos desviamos y seguimos por nieve virgen, que está muy fría y no ha  transformado. Nos clavamos por encima de la rodilla y el ascenso se vuelve muy penoso y agotador. Aquí es donde comienza una de las principales lecciones del curso, compañerismo y trabajo en equipo. Organizamos unos relevos cortos y continuados abriendo huella, y con la participación de todos conseguimos abrir una senda casi hasta la cima. La parte final nos reserva un premio en forma de nieve dura, por fin podemos colocarnos los crampones y atacar la parte más empinada de la ascensión. La cima se convierte en una explosión de alegría, es modesta en altura pero ha sido un duro trabajo y el paisaje que nos rodea es impresionante. Para alguno de los cursillistas es la primera vez que están en el Pirineo , y no pueden ocultar la satisfacción que les causa contemplar este universo de montañas. El espectáculo es grandioso pero el aire es frío y tenemos que bajar, poco a poco desandamos la huella de subida para regresar al aparcamiento. En Benasque , comida todos juntos y las despedidas, a algunos les quedan muchos kilómetros y mañana hay que trabajar.

Fotos: Violeta y Florencio

Deja un comentario